Todo lo que tienes que tener en cuenta para lanzar una campaña de marketing

Lanzar una campaña de marketing no es una cuestión trivial, sino que es un proyecto complejo que requiere la ejecución de diversos procesos y la coordinación de diferentes medios y equipos para lograr un resultado de éxito. Si vas a lanzar una campaña, esto es todo lo que tienes que tener en cuenta:

1 Definir los objetivos

Una campaña necesita definir objetivos a alcanzar y cuantificarlos. Al menos se necesita concretar un logro que se quiere conseguir, como puede ser ganar un 10% de cuota de mercado, vender 10.000 unidades de producto, elevar la puntuación que los clientes le dan a la marca un punto sobre diez, etc.

Es importante definir objetivos concretos, sin andarse con rodeos o dejar abierta la puerta de la interpretación y que a la hora de evaluar resultados o tomar decisiones, puedan surgir diferentes interpretaciones. A esto ayuda la cuantificación de los objetivos, que sirve para concretar hasta donde se quiere llegar exactamente. Esto es necesario porque es fácil decir que se quiere mejorar la imagen de la marca o se quiere vender más pero, ¿cuánta mejora de imagen y cuántas unidades más se quieren vender?

2 Realizar un análisis estratégico

El análisis estratégico previo al lanzamiento de cualquier campaña de marketing es necesario para tener claro a qué se está enfrentando la empresa en el reto que se presenta. Se trata de un análisis del entorno, de la competencia, del producto y de la situación interna y externa que lleva a que se consigan los resultados actuales, así como las tendencias esperadas en los próximos períodos.

Para realizar este análisis se puede recurrir a fuentes internas, basadas en la experiencia de la empresa, o a fuentes externas, como información disponible en Internet, empresas expertas en estudios de mercado, encuestas, entre otras. Una vez procesada toda esta información, se tendrán unas conclusiones del análisis estratégico de la campaña.

3 Diagnóstico

Una vez se tiene el análisis estratégico, el diagnóstico de la situación actual permite poner encima de la mesa información sobre las debilidades, amenazas, oportunidades y fortalezas del objeto de la campaña. Presentando esta información como una matriz DAFO, se puede ver claramente la situación y plantear soluciones para poder transformar las debilidades en fortalezas y las amenazas en oportunidades.

4 Planificación estratégica

Basándose en toda la información anterior, llega el momento de la verdad, es decir, de definir los objetivos comerciales y de ventas, de rentabilidad y otros (de satisfacción del cliente, impacto imagen de marca, etc.). A continuación, se necesita determinar qué estrategias comerciales se llevarán a cabo para lograrlos, así como los segmentos a atacar, el posicionamiento frente a la competencia, las estrategias de producto y marca, precio, canal y de comunicación. Esto es lo que se llama el marketing mix.

5 Plan de acción

En base a la información definida, se traza un plan de acción para conseguir los objetivos propuestos. Este plan debe concretar de forma realista los pasos a dar para lograr los resultados, detallando los hitos necesarios en el tiempo, el presupuesto y los equipos necesarios para llevarlos a cabo. A la hora de planificar siempre hay que huir de los dos extremos más peligrosos, como son la búsqueda permanente del óptimo y la parálisis por el análisis.

6 Ejecución

El plan de una campaña de marketing es algo vivo, dado que a medida que se vayan ejecutando tareas se irán necesitando ajustes y nuevas versiones de la planificación. Lo importante es intentar mantener una coherencia con la línea base, para tratar de garantizar que se cumplen los objetivos, al mismo tiempo que se van tomando decisiones con la mejor información disponible en cada momento.